Y César cruzó el Rubicón: “ iacta alea est ”

Y César cruzó el Rubicón y se inició a la guerra civil

Según mantiene Plutarco, las últimas palabras de César cuando se decidió a atravesar el río Rubicón, las dijo en griego, citando una línea del poeta Menandro, «tirado está ya el dado» (aneristho kubos), mientras que Suetonio sugiere la expresión latina «la suerte está echada», literalmente los dados están echados (iacta alea est)

La guerra civil comenzó en enero de 49 a.C. desencadenado por el odio profundo y obsesivo de Catón, Domicio Ahenobarbo y demás enemigos , todos decididos a que César no volviera a la vida pública como cónsul. Y la contienda no habría comenzado si César no hubiera dado tanta importancia a su prestigio y posición.

Un río: el Rubicón. Al norte del Rubicón, César tenía legítimo imperium y al sur del río, no. En cuanto lo cruzó, César se convirtió en un rebelde y en este sentido, sus enemigos consiguieron una victoria pudiendo reivindicar que estaban luchando a favor de la República legítima. Recurrir a su ejército fue un signo de que César había fracasado a la hora de conseguir sus propósitos por medios políticos. La suerte estaba echada, pero por el momento nadie sabía qué cara mostrarían los dados cuando dejaran de rodar.

Iacta alea est

Los 7 Reyes de Roma

REYES DE ROMA

1- Rómulo: hijo de Rea y el dios Marte; Rea era hija de Numitor soberano de Alba Longa, obligada a convertirse en vestal por su tio Amulio.

Rómulo fundó Roma en el monte Palatino.

Llevo a cabo el rapto de las sabinas.

2- Numa Pompilio: a el se debe el primer templo de Jano.

3- Tulio Hostilio: llevo la guerra contra la ciudad madre Alba Longa.

4- Anco Marcio: a el se debe la construcción del primer puente sobre el Tiber, el Pons Sublicius construido al sur de la isla tiberina.

5- Tarquinio Prisco: a el se deben las construcciones de la Cloaca Máxima y el Circo Máximo.

6- Servio Tulio: fue el primero en decretar un censo. Hizo adptar la táctica hoplítica de los griegos en el ejercito romano.

7- Tarquinio el soberbio: interesante el drama sobre el que se inspira Shakespeare para su tragedia la violación de Lucrecia.

Jaqueline Du Pré

Una de las violonchelistas más ilustres del S.XX, alcanzó la cumbre de su triunfo musical cuando tenía 20 años, en 1965. Fue cuando interpretó el “concierto para cello, de Elgar” junto a la Orquesta Sinfónica de Londres, bajo la dirección de John Barbirolli.

Felizmente casada con el famoso pianista y director de orquesta Daniel Barenboim con quién cosechó numerosos éxitos.

Pero en 1971, Jacqueline du Pré empezó a perder la sensibilidad y movilidad de sus dedos, afectada por esclerosis múltiple.

El deterioro físico fue en aumento y, en 1973, una joven Jacqueline du Pré tuvo que retirarse de las actividades musicales, cuando recién había cumplido 28 años.

De ella me enamoró no sólo su técnica que era extraordinaria, también su pasión, su enamoramiento, se fundía en un abrazo con su cello, parecía un baile de enamorados. Os dejo su interpretación más encomiable, el concierto de Elgar para violonchelo.

Ayer te besé en los labios, Pedro Salinas

Hoy recuerdo ese beso como si fuera ayer, se quedo en mi alma y noche tras noche acudo a él, buscándote, reteniéndote entre mis brazos…tal vez en otro mundo nos volvamos a encontrar.

Ayer te besé en los labios

Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto,
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más. El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada ya,
para nada
lo había querido antes.
Se empezó, se acabó en él.

Hoy estoy besando un beso;
estoy solo con mis labios.
Los pongo
no en tu boca, no, ya no…
-¿Adónde se me ha escapado?-.
Los pongo
en el beso que te di
ayer, en las bocas juntas
del beso que se besaron.
Y dura este beso más
que el silencio, que la luz.
Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No.
Te estoy besando más lejos.

César de Adrián Goldsworthy

Hace poco se discutía en Twitter quién había sido el mejor general de la historia. La disputa estaba entre Alejandro Magno y César. Yo opté por César entre otras cosas porque me parecía que reunía más cualidades que Alejandro. César, era descendiente de la familia Julia que proclamaban ser descendientes de Eneas, el gran héroe troyano que fundó Alba Longa. Así mismo se cuenta que Venus ( Afrodita) era la madre de Eneas ( por eso se le conoce también como divus julio).

A pesar de ser de la gens julia, César tuvo que partir desde cero como un hombre nuevo en su trayectoria política y militar.

César no solo fue un gran general ( admirado por Napoleón), también se supo granjear grandes influencias, fue un gran político, atractivo y seductor y un hombre feliz
Traducida ya a diez lenguas, aunque todavía no al italiano, la biografía «César» ha sido presentada en España por su autor, Adrian Goldsworthy, quien ha querido unir, por primera vez, la figura militar y política de un líder que «también fue un hombre feliz».